Cata de Glenmorangie en el restaurante Candela Romero
Arte, Bares y Comida,  Experiencias

México, España y Escocia; el maridaje perfecto

“Toda la carta, a excepción del pan, es gluten free”, me espeta un tío con una rebanada de pizza tatuada en su brazo, junto a un helado (cucurucho incluido) y a una hamburguesa. “Me tatúo todas las cochinadas que me gustan. Me encanta comer”, confiesa David Izquierdo quien, desde hace poco menos de un año, trabaja como chef ejecutivo del restaurante Candela Romero, ubicado en el interior del hotel St. Regis.

David Izquierdo
David Izquierdo

Hippie por convicción y entendido en historia por afición, este valenciano de nacimiento y ciudadano del mundo, por experiencia, es el encargado de servirnos el menú que acompaña el maridaje del día; una selección del mejor whisky escocés.

Del lado de la bebida, nos acompaña Brendan McCarron, director de maduración de los whiskys de de Glenmorangie, quien nos explica, con todo lujo de detalle, el proceso de elaboración de cada etiqueta y sus matices.

Brendan McCarron
Brendan McCarron

Después de abrir boca con un tiradito de pulpo, mi preferido, si me preguntan, aderezado con The Original, disfrutamos de un taco de cochinillo pekín, acompañado del variante Lasanta (que nada tiene de santo), para seguir con un cordero lechado muy bien acompañado por un Quinta Ruban. Con toques de jerez y cierto acento dulzón, Lasanta es, desde mi punto de vista, la variante más atractiva de Glenmorangie. Eso sí, para los más aficionados al brebaje escocés, les recomiendo Nectar D’Or y 18 años, los cuales probamos con un mole curry con atún y cerdo ibérico y un original postre denominado Te extraño, Oaxaca, respectivamente.

Cada plato, minuciosamente pensado por David Izquierdo, tiene un atractivo común denominador; es apto para celíacos. “Hoy puedo decir que, menos el pan, que me encanta hacerlo aunque sea celiaco, toda la carta es gluten free”, me confirma este maestro del fogón al que, a pesar de su amor por las harinas, hace unos meses le pusieron un alto en el camino al confirmarle que es alérgico. “Estoy deseando regenerar un poco el intestino para de vez en cuanto cometer algún pecado. Comerme un bocadillo de jamón serrano, por ejemplo, o irme a Brooklyn a la pizzería Motorino, que abrí yo en Hong Kong, a comerme una pizza de coles de bruselas. Es la mejor del mundo”.

Curiosamente, y a pesar de lo difícil que es aún en México encontrar productos actos para celíacos, ya que aquí, como bien dice Izquierdo, “es un producto de lujo”, en la carta del restaurante no se anuncia a bombo y platillo que su carta es gluten free. “Podría estar bien promocionarlo pero mi interés es que cuando viene un celíaco decirle: ‘Tranquilo, yo también lo soy y aquí vas a comer bien’. Nuestros postres son todos sin gluten. Me puedo comer un bizcocho y está bueno. Al pastelero lo he vuelto un poco loco. Mi objetivo es que se pueda comer rico”.

David Izquierdo, como yo, es un enamorado de México y de su gente y, aunque echa de menos una buena horchata de Alboraya, encuentra en su equipo su segunda familia —“Yo solo contrato buenas personas”— y en la cocina, una forma de expresar su pasión. “Cocinar es algo más que seguir una receta; para mí es mi forma de expresarte”, dice. Eso sí, por muy moderno que sea este genio de la cocina, no puede evitar aflorar su lado más purista (como buen valenciano) al hablar de la paella.

Finalmente, después de una comida tan deliciosa como bien marinada, me despido de los protagonistas, no sin antes felicitar a David Izquierdo por haber logrado imitar (en versión gluten free), la noche antes, uno de los platos más amados por los españoles: “Ayer me comí una croqueta después de cinco meses. No es la de harina de mi madre, pero está buena”, concluye.

Fotos: Cortesía

 

 

Soy ovetense de nacimiento y mexicana por adopción. Periodista de profesión y cotilla por vocación, dicen que el sarcasmo y el humor negro son mis señas de identidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: