Los zapatos favoritos de Santa Claus

Estamos a escasa horas de recibir a Santa Claus —más conocido en mi casa como “el gordo de la Coca Cola”—, aquel individuo risueño de aspecto amoroso que solo te traía objetos banales para cualquier criatura, como calcetines o lápices de colores. En mi casa el furor se reservaba para los Reyes Magos, más que nada, por una cuestión de lógica aplastante. Vamos a ver, seguro que más de una vez os habéis parado a pensar en ello; ¿cómo va a ser mejor Papá Noel si solo es uno, si viaja en trineo que, aunque os parezca el modo más rápido de viajar, pensad en la cantidad de veces que se os ha pinchado una rueda en la carretera —yo todavía no he visto a un camello pinchar— y se fía de unos renos para llegar a su destino?

Bromas a parte,  lo cierto es que bien seas devoto de Santa Claus o fiel admirador de los Reyes Magos, a todos nos hace la misma ilusión dejar nuestro zapato bajo el árbol y acudir a su encuentro, como caballos desbocados, a la mañana siguiente. Pues bien, aunque muchos de vosotros no os hayáis percatado, a Melchor, Gaspar y compañía no les sirve cualquier tipo de calzado. Imaginad, por ejemplo, lo que pasaría si dejásemos una sandalia de tacón junto a las galletas y el agua para los camellos. ¡Se saldrían todos los regalos! Por ello, este año me he dado a la tarea de encontrar el zapato perfecto para cobijar nuestros presentes navideños. ¿Lo mejor de todo? ¡Está hecho en México!

Os hablo, como no podía ser menos, de la firma Felicific, que esta temporada invernal ha presentado unos botines preciosos y comodísimos —y no, no es publicidad, os puedo asegurar que tengo varios zapatos de Felicific y son como zapatillas—. De todas sus nuevas propuestas, me quedo con el modelo Patricia, existente en tono camel y chocolate. Una pieza lo bastante amplia como para guardar nuestros regalos, sin que estén expuestos a algún peligro, hasta la mañana de Navidad.

Si eres de las que prefiere apostar por lo tradicional y no despistar a Santa con variaciones de última hora, opta por el botín flat camel, que viene en tonos negro y vino. Una pieza de su colección permanente que lo podrás utilizar tanto con falda como con pantalón.

Por último, uno de los detalles que más me gustan de esta marca es el nombre de sus modelos. Todos los zapatos llevan el nombre de la primera persona que se hace con cada nueva creación. Quién sabe, si somos acertados, quizá arranquen el año con el modelo Santa Claus… —yo pienso dormir con un ojo abierto, por si acaso—.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: