Moda y Belleza

Los rincones más top para las ‘beauty lovers’

Como la mayoría de las mujeres, durante mis 24 años de vida, ya había seleccionado minuciosamente mis sitios de confianza en Oviedo. Por eso, cuando llegué a México, y teniendo en cuenta que mi novio no tenía las mismas necesidades que yo, me costó bastantes pruebas —con sus consecuentes errores— encontrar los lugares adecuados para los clásicos retoques de “chapa y pintura”.

Teniendo en cuenta la cantidad de extranjeras, recién aterrizadas, que se han acercado a mí en los últimos 8 años pidiéndome consejo sobre dónde depilarse o dónde pintarse las uñas, he decidido hacer una recopilación de mis beauty hot spots para evitaros alguna que otra historia de terror —sí, os las contaré—.

Depilación

Mi primer impulso me llevó a probar suerte en las típicas peluquerías de barrio donde también ofrecen “depilación”. Y lo pongo entre comillas porque las experiencias que tuve ponen muy en duda esa afirmación. En una de ellas, quise probar con algo fácil como medias piernas y os podéis hacer una idea de la cara de póquer que puse cuando me sacaron el típico tarrito para depilar zonas pequeñas como el bigote. Después de dos horas y media, los pelos ya se me habían caído por desesperación. Eso sí, nada se compara a mi segunda experiencia… Después de decirle a una linda señorita —que parecía Lluvia Rojo recién salida de la peluquería de Cuéntame cómo pasó— que mi intención era volver a usar falda, me metió en una habitación donde había dos camillas —sí, dos—. Pero lo peor no fue eso, lo más grave fue cuando a los cinco minutos entró —a hacerme compañía, digo yo— la segunda clienta. En ese momento, queridos amigos, solo cerré los ojos y recé para que no fuera a hacerse la zona del bikini.

Después de estos oscuros episodios, entenderéis la alegría que me entró cuando, por una compañera de trabajo, descubrí Wax Revolution. No es que te quiten los pelos de una manera especial pero, al menos, son espacios limpios, agradables y el trato del personal es impecable. Es caro —carísimo, no os voy a engañar—, pero teniendo en cuenta el resto de opciones, creedme cuando os digo que lo vais a pagar con todo el gusto del mundo.

Depilación de cejas

En este punto me gustaría hacer especial incisión ya que, como todas bien sabemos, las cejas son el marco de la cara. De ahí que encontrar a alguien que consiga darnos la forma adecuada, en consonancia con nosotras y nuestra personalidad, sea una de nuestras necesidades básicas de belleza. La barra de cejas de Benefit Cosmetics, que puedes encontrar en centros de Sephora y en Palacio de Hierro, creo que es la opción perfecta ya que, bien sea con cera o con pinza, son expertos en diseño de cejas. Sé que en España es mucho más caro, por eso te recomiendo que aproveches las ventajas de estar de este lado del charco y le des a tu rostro el marco que mejor le queda. Siempre que voy, acabo comprándome ese “algo más”, para pintarme las cejas, peinarlas o lo que tengan de novedad…

Uñas

Pintarse las uñas suena más fácil de lo que realmente es. En mi caso, y después de vivir la experiencia de los salones de belleza impregnados con el penetrante olor del acrílico con el que ponen las uñas postizas, he de reconocer que he encontrado en D-Uñas el espacio que, por precio y trato, mejor se adecúa a mis necesidades. Además, tienen varias sucursales lo que lo convierte en un sitio cómodo y accesible para arreglarte las uñas. Te recomiendo que vayas a hacerte la pedicura y hasta con masajito de pies saldrás.

Peinarse para un evento

En este punto, si lo que buscas es un sitio donde te hagan algo rápido por un precio asequible, te sugiero que pruebes el menú de Her barra de peinados. Y digo menú porque su servicio se basa en una carta ya establecida para que elijas qué peinado quieres ese día y, en menos de una hora, estás lista para partir la pana.

Maquillaje y peinado

Si buscas algo más elaborado, como un look para una boda o un evento más top —en México las mujeres se arreglan mucho, así que este tip te servirá en más de una ocasión—, te recomiendo que simplifiques esfuerzos. Como ya lo hemos hablado, el tráfico de México hace que moverte de un lado a otro sea tedioso y complicado. Imagina si, además, tienes que ir a una peluquería a que te planten el moño —chongo de este lado del charco— y después  a otro sitio a que te tapen las ojeras y el estrés de andar corriendo de un lado para otro. O-P-T-I-M-I-Z-A tu tiempo. Coge el móvil y descárgate una aplicación que se llama Glam2Go; agenda una cita y relájate en el sofá mientras vienen a peinarte y a maquillarte, en tu casa y sin agobios.

 

 

Spás para facial

A todas nos gusta darnos un capricho de vez en cuando y consentirnos con un facial. En este punto, os recomiendo mucho el spá que se encuentra dentro del Liverpool de Polanco o Hela Spá, ubicado en el hotel Presidente Intercontinental de Campos Elíeos. Ninguno de los dos es una ganga precisamente, pero creedme cuando os digo que vuestra piel —el exceso de polución llega un punto que se hace más que evidente— lo agradecerá.

Cortarse el pelo

No os voy a mentir; aunque alguna vez he probado a cortarme el pelo en México, aún no he encontrado a alguien que me de la confianza que me da Barbareando. Así que, aunque parezca cantante de rock desmelenándome en el escenario, siempre trato de esperar a llegar a casa para ponerme en sus manos. De las veces que el espejo me tuvo que gritar un “córtate el pelo hippie” —y accedí—, los chicos de Orange Beauté, en Palacio de Hierro, me dejaron muy satisfecha con el resultado. Eso sí, preparad la cartera…

 

 

Ahora contadme vosotras, ¿cuáles son vuestros sitios de confianza para una puesta a punto?

Fotos: Alba Vázquez

Soy ovetense de nacimiento y mexicana por adopción. Periodista de profesión y cotilla por vocación, dicen que el sarcasmo y el humor negro son mis señas de identidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: